Guias COVID-19

Cómo gestionar el lugar de trabajo durante la crisis de la COVID-19

6 ¿Qué responsabilidades tienen los empleadores del sector comercio al implantar el trabajo desde casa en respuesta a la COVID-19?

Es importante señalar que la implantación provisional del trabajo desde casa no requiere ningún ajuste permanente en los términos y condiciones de empleo. No obstante, esta modalidad de trabajo puede cambiar en respuesta a nuevas directivas y a la evolución de las necesidades del comercio. Los empleadores deberían plantearse la posibilidad de modificar o elaborar directrices o una política de empresa con orientaciones claras sobre la implantación del trabajo desde casa (véase el modelo del anexo). Deberían comunicar esta política de manera efectiva a todos los trabajadores, así como notificar lo antes posible los posibles cambios.

Muchos países de todo el mundo han comenzado a regular las modalidades de trabajo desde casa o a distancia, las condiciones de trabajo, los derechos y las responsabilidades de los empleadores y los trabajadores.

Si no existe una legislación específica sobre el trabajo desde casa, se aconseja a los empleadores que consulten las disposiciones legislativas nacionales vigentes relacionados con el trabajo y el empleo, la seguridad y la salud en el trabajo, o las directivas y directrices pertinentes publicadas por las autoridades nacionales y locales competentes.

a) Seguridad y salud de los trabajadores

Los empleadores tienen el deber de cuidar de todos sus trabajadores y deben asegurar, en la medida en que sea razonable y factible, que el entorno de trabajo sea seguro y no implique riesgos para la salud física y mental. Para ello tendrán que evaluar, controlar y mitigar los riesgos en lugares distintos a los locales comerciales o del lugar de trabajo ordinario, como el hogar del trabajador cuando trabaja desde casa. Los empleadores también deberían recordar a los trabajadores sus deberes y obligaciones en virtud de sus contratos de trabajo y las políticas aplicables, en particular, sus obligaciones y deberes en relación con la salud y la seguridad.

Aunque pueda ser difícil para los empleadores llevar a cabo las evaluaciones tradicionales de los riesgos para la salud y la seguridad en el hogar de un trabajador en el contexto actual, les sigue incumbiendo la responsabilidad de comprobar que:

  • El trabajo que se requiere del trabajador se puede realizar con seguridad desde casa;
  • Se han adaptado las tareas, si fuese necesario, para que se puedan hacer de forma segura desde casa;
  • Los trabajadores tienen el equipo y las herramientas adecuadas para trabajar de forma segura en casa, con inclusión del equipo de protección o seguridad requerido, cuando proceda;
  • Se han tomado medidas para que el equipo de la empresa, en caso de que el trabajador deba llevárselo a casa, esté inventariado y se devuelva en el estado en que se proporcionó;
  • Los trabajadores disponen de información, instrucciones, supervisión y formación pertinentes como por ejemplo, las medidas para hacer frente a las emergencias;
  • Se hacen ajustes razonables para los trabajadores con discapacidad en relación con el trabajo que deben realizar desde el hogar;
  • Se toman medidas para velar por el bienestar físico y mental de los trabajadores.
  • List Item

Para facilitar el trabajo desde casa durante la crisis de la COVID-19, España estableció una medida jurídica provisional y excepcional que permite que las evaluaciones de riesgo del trabajo desde casa sean realizadas por el trabajador sobre la base de una lista de comprobación que se le proporciona [6] .

Los empleadores del sector comercio deberían establecer un sistema para informar e investigar las lesiones, enfermedades u otros accidentes que se produzcan como consecuencia de las actividades laborales. Además, deberían ser conscientes de aquellos casos en los que el trabajo desde casa pueda aumentar el riesgo para la salud y la seguridad durante la pandemia de la COVID-19, como por ejemplo los riesgos psicosociales asociados a esa modalidad de trabajo, un posible mayor estrés laboral, o las probabilidades de que ocurra un incidente de violencia doméstica como consecuencia de los problemas económicos y los cambios en las exigencias familiares y del confinamiento forzoso en el hogar. En algunos países se ha registrado un aumento de la violencia doméstica y el maltrato en el hogar durante los confinamientos impuestos por la COVID-19 12. Los empleadores deberían mantener un contacto regular con sus trabajadores y mantenerlos informados de los recursos que pueden tener a su disposición.

En el Manual de Bioseguridad, la Secretaria de Estado en los Despachos de Trabajo y Seguridad Social recomienda a los empleadores: a) Dar a conocer la posibilidad de impacto emocional debido a la pandemia COVID19; b) Explicar los posibles miedos y prevenir el estrés para poder mantener una forma de pensamiento acorde a los requerimientos, evitar una preocupación constante, irritabilidad, mal humor, ansiedad, mala concentración u otros que puedan interferir con un buen desempeño: c) Informar y promover sobre el bienestar emocional; d) Facilitar un servicio de apoyo social y apoyo psicológico.; y, e) Mantener la confidencialidad de la información de los trabajadores sospechosos o enfermos con COVID-19. Adicionalmente, la Secretaría de Estado en el Despacho de Salud ha puesto a disposición de la ciudadanía la Línea de Orientación Psicoemocional frente al COVID-19, el que ha dividido al país por regiones (Para verificar las líneas de atención de cada región se puede consultar el sitio web www.salud.gob.hn/site/).

b) Herramientas, equipos, suministros y tecnología

Los empleadores deberían proporcionar a los trabajadores las herramientas, los equipos, los suministros y la tecnología necesarios para llevar a cabo las tareas requeridas en casa, a menos que el contrato de trabajo, el convenio colectivo o la política de la empresa establezcan otra cosa [8] . Además, los empleadores deberían encargarse de la reparación de esas herramientas y equipos si fuese necesario. El tipo de equipo y la configuración necesaria depende de la empresa y del trabajo que se realice. Se puede tratar desde herramientas y equipos para trabajos manuales o de manufactura, una computadora portátil, monitores, programas informáticos, teléfonos, acceso a Internet, auriculares, acceso a aplicaciones alojadas en un servidor y demás equipo aplicable que se considere necesario. En otras situaciones, puede abarcar la entrega de equipo y la instalación de dispositivos técnicos necesarios para hacer el trabajo.

Los empleadores podrían establecer, además, un servicio técnico o un número de teléfono o dirección de correo electrónico específicos a donde los trabajadores puedan consultar o remitir cuestiones relacionadas con las herramientas, el equipo y la tecnología del lugar de trabajo para conseguir ayuda y apoyo cuando lo necesiten. Los empleadores también deberían dejar claro que el uso de los equipos y las herramientas proporcionados por la empresa para el trabajo desde casa son de uso exclusivo del trabajador para que desempeñe su trabajo.

c) La organización del trabajo en casa y los gastos asociados

Considerando que es deber del patrono facilitar todas las herramientas del trabajo necesario,los gastos asociados al trabajo desde casa son reembolsables, ya que en la actual situación de pandemia, el trabajo desde casa puede ser imprescindible y dar lugar a que los trabajadores incurran en gastos asociados a él. Los empleadores debe reembolsar a los trabajadores los gastos razonables y necesarios en que hayan incurrido al realizar las tareas requeridas. Estos gastos pueden comprender una parte de los gastos asociados a los siguientes conceptos:

  • Los costos del teléfono móvil (celular) cuando no sea proporcionada al empleado una línea empresarial o de la línea fija
  • Los costos de Internet
  • La computadora personal o tableta
  • Los programas o equipos informáticos necesarios para participar en teleconferencias.
  • Los costos de las pruebas o exámenes a que obligue el empleador.

Sin embargo, los empleadores podrían excluir los gastos en que se incurra sobre todo para mejorar la comodidad del trabajador en el domicilio, como puede ser bancos o mesas de trabajo, equipo o herramientas para manufactura, una conexión más rápida a Internet, monitores adicionales, sillas ergonómicas o impresoras [9] . Los empleadores deberían asegurarse de que la política de sus comercios o el contrato de trabajo por escrito especifique qué gastos cubrirá en situaciones de trabajo desde casa. En esa política se podría especificar que los trabajadores deben solicitar la aprobación previa de la empresa o llegar a consensos para el reembolso de los gastos incurridos por el trabajo desde casa, en tanto se aprueba el manual con tal propósito.

En caso de que exista un contrato escrito de teletrabajo, al tenor de lo establecido en el Artículo 8 párrafo segundo de la Ley de Aceleración Económica y Protección Social frente a los efectos del Coronavirus Covid-19 Decreto Legislativo 031-2020, se debe pactar, en caso que aplique, lo relativo a: a) las reglas de propiedad, uso y cuidado de equipos; b) la forma en la que se pagará los costos de interconexión; c) la propiedad de los datos o información transmitida; y, d) y los procesos para garantizar el almacenamiento de la información transmitida.

e) Responsabilidad civil

Con sujeción a la legislación nacional, el espacio de trabajo en el hogar del trabajador puede ser considerado como una extensión del espacio de trabajo del empleador en el trabajo desde casa. De este modo, en algunos países, el empleador podría ser responsable de los accidentes laborales que se produzcan cuando la lesión tenga lugar en el espacio de trabajo del hogar del empleado durante la jornada laboral.

El momento, el lugar y las circunstancias de la lesión son aspectos importantes que, generalmente, deben ser evaluados. Si la lesión se produjo durante el horario normal de trabajo, en un lugar donde el empleador había previsto que los trabajadores realizaran el trabajo y en plena ejecución de una tarea requerida, los empleadores pueden ser considerados responsables a los efectos del seguro. Si los empleadores pueden ser considerados responsables de los accidentes en el espacio de trabajo del hogar del trabajador en virtud de las leyes y reglamentos nacionales, se les aconseja que confirmen el seguro médico que proporciona la empresa; es decir la seguridad de proveer este beneficio y en caso que aplique, la responsabilidad social empresarial de la empresa para asegurarse de que cubre el trabajo desde casa.

El empleador del sector comercio debe asegurarse de que la política de su empresa sobre el trabajo desde casa no asuma ninguna responsabilidad por las lesiones que se produzcan en el espacio de trabajo del hogar del trabajador fuera de las horas de trabajo acordadas, o fuera del sitio de trabajo, o de toda pérdida, destrucción o daño del material, herramientas o equipo que pueda ocurrir en el hogar del trabajador, por acciones ocasionadas por inclusión de los miembros de la familia, visitantes u otras personas que puedan resultar heridas o causar daño dentro o alrededor de la casa del trabajador.

Referencias

  1.    6

    6 ECIJA, COVID-19 – España: Preguntas frecuentes de empresas ante COVID-19.

  2.    7

    The News International informó de que en la provincia china de Hubei, los informes policiales sobre violencia doméstica se triplicaron durante el brote de coronavirus. En el Brasil, los centros públicos de acogida registraron un aumento del 40 por ciento en la demanda como consecuencia del aislamiento ocasionado por la COVID-19.

  3.    8

    OIT, Informe final: Informe final de la OIT. Foro de diálogo mundial sobre las dificultades y oportunidades del teletrabajo para los trabajadores
    y empleadores en los sectores de servicios de tecnología de la información y las comunicaciones y financiero, GDFTWEFS/2016/9, pág. 31. «Los em- pleadores, a menos que se acuerde lo contrario con el trabajador, deberían asumir los costos de los equipos y programas informáticos.»

  4.    9

    Norton Rose Fulbright, «COVID-19:Working from home and employer reimbursement of remote-work expenses in California and beyond», marzo de 2020.

  5.    10

    Art. 34 literal b) de la Ley del Seguro Social.

  6.    11

    Arts. 36 al 43 del Reglamento de la Ley del Seguro Social,

  7.    12

    Art. 42 numeral 2) de la Ley del Seguro Social.

  8.    13

    Artículo 418 numeral 3 del Código del Trabajo y Art. 43 de la Ley del Seguro Social.

  9.    14

    Arts. 95 numeral 10) y 413 del Código del Trabajo.

6

6 ECIJA, COVID-19 – España: Preguntas frecuentes de empresas ante COVID-19.

7

The News International informó de que en la provincia china de Hubei, los informes policiales sobre violencia doméstica se triplicaron durante el brote de coronavirus. En el Brasil, los centros públicos de acogida registraron un aumento del 40 por ciento en la demanda como consecuencia del aislamiento ocasionado por la COVID-19.

8

OIT, Informe final: Informe final de la OIT. Foro de diálogo mundial sobre las dificultades y oportunidades del teletrabajo para los trabajadores
y empleadores en los sectores de servicios de tecnología de la información y las comunicaciones y financiero, GDFTWEFS/2016/9, pág. 31. «Los em- pleadores, a menos que se acuerde lo contrario con el trabajador, deberían asumir los costos de los equipos y programas informáticos.»

9

Norton Rose Fulbright, «COVID-19:Working from home and employer reimbursement of remote-work expenses in California and beyond», marzo de 2020.

10

Art. 34 literal b) de la Ley del Seguro Social.

11

Arts. 36 al 43 del Reglamento de la Ley del Seguro Social,

12

Art. 42 numeral 2) de la Ley del Seguro Social.

13

Artículo 418 numeral 3 del Código del Trabajo y Art. 43 de la Ley del Seguro Social.

14

Arts. 95 numeral 10) y 413 del Código del Trabajo.

CONTENIDOS