Guias COVID-19

Cómo gestionar el lugar de trabajo durante la crisis de la COVID-19

6.3 ¿Tienen los empleadores el derecho de recopilar información personal de los trabajadores o visitantes?

Es obligatorio que los empleadores, mediante un centro de triaje instalado en los centros de trabajo, tengan que recopilar, utilizar y divulgar información personal, incluido el historial de viajes y el estado de salud diario, así como su temperatura y posible sintomatología, para prevenir o controlar la propagación y el riesgo de la COVID-19 en el lugar de trabajo. Los empleadores deberían asegurarse de que los procedimientos y las prácticas estén en consonancia con la legislación nacional sobre la divulgación de información sanitaria (si la hubiera). Para resguardar la confidencialidad de los datos y en respeto al derecho fundamental a la propia imagen contemplado en el Artículo 76 y 100 párrafo final de la Constitución de la Republica, de preferencia estos datos deberían ser de manejo exclusivo de los responsables o encargados de la empresa o comercio.

En la Recomendación de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 171) se indica que debería protegerse la intimidad de los trabajadores y procurar que la vigilancia de la salud no sea utilizada con fines discriminatorios ni de ninguna otra manera perjudicial para sus intereses [70] .

Por lo general, los empleadores no deben revelar los motivos que justifican la licencia de un trabajador o de los acuerdos de trabajo a distancia, excepto en el caso de aquellos trabajadores que requieren esa información para desempeñar sus funciones laborales. Si hay trabajadores que han estado expuestos a un riesgo elevado a causa de la COVID-19 en el lugar de trabajo, los empleadores deberían notificárselo siempre que sea posible. La consideración de qué constituye riesgo elevado variará según el tipo de trabajo y la persona con la que hubieran mantenido contactos y debería determinarse en consulta con el personal médico calificado.

Al elaborar esas notificaciones, los empleadores deberían hacer esfuerzos razonables para no revelar información que pudiera (por sí sola o en combinación con la información pública que haya disponible) identificar a la persona. Por el contrario, la finalidad de esta medida es proporcionar a los trabajadores potencialmente expuestos información suficiente para recabar asesoramiento médico y, de ser necesario, tratamiento.

Referencias

  1.    70

    El párrafo 11, 2) de la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 171), hace referencia a otras disposiciones para la protección de los datos personales de los trabajadores relativos a las evaluaciones sobre su estado de salud realizadas por los servicios de salud en el trabajo, y el párrafo 14, 3) establece: «Los datos personales relativos a las evaluaciones de la salud sólo podrán comunicarse a terceros con el consentimiento informado del trabajador interesado». El Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre la protección de los datos personales de los trabajadores, 1997, contiene otras pautas útiles.

70

El párrafo 11, 2) de la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 171), hace referencia a otras disposiciones para la protección de los datos personales de los trabajadores relativos a las evaluaciones sobre su estado de salud realizadas por los servicios de salud en el trabajo, y el párrafo 14, 3) establece: «Los datos personales relativos a las evaluaciones de la salud sólo podrán comunicarse a terceros con el consentimiento informado del trabajador interesado». El Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre la protección de los datos personales de los trabajadores, 1997, contiene otras pautas útiles.

CONTENIDOS